Archivo de la categoría: Personales

Historias de avión (por Rober Sinté)

“Tanto los optimistas como los pesimistas contribuyen a la sociedad. El optimista inventa el avión y el pesimista, el paracaídas.”

(George Bernard Shaw)

No es, en realidad, que me haya convertido en un viajero habitual, pero después de mis últimas experiencias me he dado cuenta de que viajar en avión es casi como viajar en el tiempo. Todo depende, claro, de en qué dirección te muevas. Pero esencialmente el resultado es el mismo: la sensación de haberse trasladado a un lugar y en un momento a los que no correspondes.

Escribo estas palabras mientras me encuentro rodeado de historias dispares. Viajo con destino a Madrid desde el otro lado del Atlántico y me doy cuenta de la cantidad de pensamientos que se acumulan en un tubo presurizado que en este momento, by the way, sobrevuela la costa este canadiense. Cuatrocientos pasajeros y en realidad a nadie le importa otro. Habrá familias que se reúnen, parejas que se separan, entrevistas de trabajo y quéseyo cuántos motivos. Pero aquí, ahora mismo, escuchando a Nacho Vegas recitar “El Angel Simón”, pienso en lo que siento y me da por sentir lo que pienso. Será la voz del asturiano, que me hace reflexionar. De hecho creo que así es; es de esos artistas que consiguen mantenerme en vilo cuando lo escucho sin importar el número de veces que haya oído la canción o que pueda tararearla o no de memoria. El caso es que me hace pensar.

Continuar leyendo


El Comemierdas de en medio

Estoy en su casa. Todo esta a oscuras. No espero que sea de otra manera. Bueno, en realidad no quiero que sea de otra manera ya que todo esto esta sucediendo en mi mente. Es mi manera de afrontar mis problemas, con ciertas personas.

A pesar de la oscuridad, y del desorden, no tengo problemas en moverme por ella. No he estado mas de dos o tres veces pero la recuerdo parte por parte de memoria. Puerta de entrada, giro a la derecha y esta el comedor. En el pasillo a la derecha una estantería con cosas, alguna foto, libros. Cosas. Oigo un ruido de pasos pequeños pero sigilosos. Aparece de debajo del sofá, no recuerdo el nombre del gato, nunca he sido bueno con los nombres. Me agacho para acariciarle y como siempre el maldito bicho me muerde la mano. Le doy un golpe en la cabeza y sale corriendo. Que de heridas me ha hecho otras veces y me las ha vuelto a hacer, parece que todo lo que la rodea me acaba haciendo daño.

Continuar leyendo


La existencia de una idea

El nacimiento de una idea es un acto un poco extraño. Germinan en las mentes humanas al igual que lo harían las semillas de pequeñas y delicadas flores o de grandes y robustos arboles. ¿Y de donde salen esas semillas? Nadie lo sabe, quizás en un recóndito y escondido hueco de la mente humana o de un lugar etereo, recipiente de todo lo que se ha creado y esta por crear. Lo curioso, y este es el caso que os quiero relatar, es cuando una misma idea germina en y crece en la mente de muchas personas. ¿Que podria suceder en un caso tan excepcional?¿De ser una idea pasaría a ser un sueño o quizás un ideal?¿O la propia idea tomaría consciencia de su existencia?

Continuar leyendo


Johnny fly in the smoke.

Johnny nunca se había llamado Johnny, hasta hoy. El estar en las alturas es lo que tiene, ves cosas que antes no veías, oyes cosas que no deberías escuchar y eres quien quieres ser. Johnny acaba de nacer y morira en breve, pero no le importa, así es la vida y habrá que disfrutar el momento. Johnny esta en un local con personas que hablan entre ellos, o al menos cree que hablan pues a él solo le llegan ruidos. Son compañeros, amigos algunos, al menos hasta hace un rato lo eran, ahora son recipientes de carne, simples cuerpos para mitigar los hambres de su cuerpo. El cuerpo de Johnny tiene hambre de todo.

Continuar leyendo


Dolor e infierno.

Cuando rasgó el último acorde dejo que sonara hasta el infinito, que poco a poco se fuera silenciando el sonido y disfrutar la vibración de la caja de resonancia sobre su estomago.

Llevaba mucho tiempo preparándose para esa noche. Había estado ensayando el Hurt de Johnny Cash desde hacia meses y por fin lo había conseguido tocar a la perfección. Con su tempo, su tonalidad perfecta, incluso casi con la misma voz que Cash, aunque para esa noche, y por puro egocentrismo, se había propuesto cantarla sin intentar imitar la voz de “El Hombre de Negro”. Hoy seria su única y ultima representación, ya que al igual que el canto de un cisne presagia su propia muerte, el mundo esa misma noche oiría su voz real a modo de despedida.

Continuar leyendo


Vuelta a casa

De Madrid se dice que esta entre el Cielo y el Infierno. Y en cierto modo, como cualquier ciudad de esta bola de barro conocida como Tierra, cualquiera de los que vive aqui diria que o esta en La Ciudad de Plata, como se conoce al lugar donde se cuenta que viven los angeles; o dira que vive en el mismisimo Aberno, lugar al que van todas las almas para ser castigadas. Para otros, como es el caso de nuestro protagonista, al que no vamos a dar un nombre tal cual pero le llamaremos por la imagen de si mismo; que no cree en esas cosas y Cielo o Infierno solo son conceptos de momentos de felicidad o tristeza aunque no sabe como relacionarlos entre si.; para gente como El Bufón esta ciudad, como cualquier otra ciudad en esta bola de barro conocida como Tierra, es un lugar lleno de posibilidades y de seres de fantasia de todos los tipos que la imaginacion pueda hayar. Te puede contar, con la misma conviccion que te dice que mañana saldra el Continuar leyendo


12 campanadas, 12 razones.

“Soy un malvado por que no soy feliz; ¿acaso no me desprecia y odia toda la humanidad?”
Frankenstein – Mary Shelley

Las guirnaldas rojas, verdes y doradas adornaban el comedor junto a un pequeño árbol navideño de plástico relleno de nieve artificial, mas guirnaldas, bolas y luces parpadeantes. Su cuñado estaba en plena discusión a gritos con su propio padre y su hermano, sobre si el presidente del gobierno este o aquello; la madre de Joel le gritaba mientras que el niño la replicaba de forma maleducada. Su hermana con su hija recién nacida, su madre y la suegra de su hermana hablaban de la criatura. Mientras tanto Andrés, desde una esquina de la mesa, terminaba la cuarta cerveza desde que llego a casa, no recordaba cuantas había bebido a lo largo del dia; sentía que tanto ruido y tantos colores le iban a hacer vomitar. Observaba el cuadro con desdén, como si todo aquello no fuera con el como si en realidad los demás solo fueran cucarachas, seres pequeños y despreciables que no se merecían mas que un pisotón. Continuar leyendo


A %d blogueros les gusta esto: