La existencia de una idea

El nacimiento de una idea es un acto un poco extraño. Germinan en las mentes humanas al igual que lo harían las semillas de pequeñas y delicadas flores o de grandes y robustos arboles. ¿Y de donde salen esas semillas? Nadie lo sabe, quizás en un recóndito y escondido hueco de la mente humana o de un lugar etereo, recipiente de todo lo que se ha creado y esta por crear. Lo curioso, y este es el caso que os quiero relatar, es cuando una misma idea germina en y crece en la mente de muchas personas. ¿Que podria suceder en un caso tan excepcional?¿De ser una idea pasaría a ser un sueño o quizás un ideal?¿O la propia idea tomaría consciencia de su existencia?

Ella no sabe cuando nació o cuando fue creada.  Su primer recuerdo, si se le puede llamar así, fue el nadar entre las mentes de un grupo de personas que le daban forma, le daban un por que a su existencia y un proceso a su crecimiento. Surgió de un sentimiento de libertad, del ansia por la recuperación de lo perdido, el nombre que usaban era okupación; y la rebeldía contra algo que llamaban “sistema” que no parecía funcionar bien. La idea, que aun no tenia un nombre propio, no entendía estas cosas pero comprendía que eran parte de si misma y como tal las asimilaba. En ese momento era algo amorfo, insustancial, algo que flotaba y les miraba con ansia esperando a que la terminaran. Cuando se separaban y cada uno volvía a su vida, ella se separaba y les acompañaba manteniéndose a su lado para que no la olvidaran. En el día a día les hablaba, les cantaba al oído cual sirena para que la anhelaran y la terminaran. Hasta que un día el proceso de creación termino, le dieron un nombre y un lugar. El nombre seria “La Osera” evocando a un lugar donde refugiarse. Eso la hizo feliz ¿que mejor propósito para existir que el refugiar a gente que lo necesitaba incluso a otras ideas que estaban por venir? Y el lugar un sitio abandonado, muerto años atrás. Un recipiente sin vida ni alma que ella podría habitar. Y un día sin mas formo parte de el.

Entonces todo cambio para ella. Ya no se movió mas en sus mentes ni si quiera se movía por el edificio si no que era el edificio. Noto la desnudez de sus paredes como si fueran su propia carne. Sintió la suciedad que se había acumulado dentro de si misma producto de años de abandono. Y sintió el frío de su interior, el vacío. Todas estas nuevas sensaciones le abrumaban y le aterraban. ¿Como podria existir así?¿Que seria de ella si no venían ellos y ellas? Todos esos que la crearon ahora la dejaban allí implantada a algo frío y muerto ¿cuanto tendria que esperar hasta que vinieran?¿Vendrian? La Osera estaba asustada por que aunque sentía la conexión con sus creadores no podía llegar hasta ellos y temía que la olvidasen. Pero paso poco tiempo hasta que llegaron y la empezaron a dar vida.

Los comienzos fueron difíciles. Les vio asustarse los primeros días por que había otros que no la compartían, de hecho rechazaban su existencia, y querían sacarles de allí. Ella estaba asustada ¿que haria si les sacaban?¿Se quedaria sola?¿Moriria aqui conectada a estas paredes fría, sucia y vacía? Ella no entendía que las ideas no forman parte de algo físico pero nadie nos enseña a ser quienes somos ¿no? La vida continuo y veía a sus “osos” y “osas”, como se hacían llamar a si mismos, trabajar para limpiarla, y darle un mejor aspecto. La Osera se sentía coqueta en esos momentos. A los pintores les susurraba colores, a los electricistas les mostraba como hacer su trabajo mas impecable y a los artistas como debían agasajarla. Veía y escuchaba a los ideólogos darla formas, como idea, aun mas complejas y estables. La Osera fue creciendo y poco a poco se hizo un ideal de vida y sociedad. Pero no era lo único que la llenaba de vida. Ellos con sus propias experiencias también la hacían crecer y las vivió junto a ellos. Cuando ellos reían ella lo hacia, cuando les veía tristes ella se entristecía, cuando se amaban ella los amaba, cuando se asustaban ella sufría con ellos.

Un día la angustia entro por la puerta como otro mas, sentimiento feo y desagradable. A los osos y osas les querían separar de su cueva, de su querida Osera. Ella pensaba para si ¿por que?¿para que me quieren volver a dejar vacía? Si estoy viva, ¡ESTOY VIVA!¡DEJADME VIVA! Y su tristeza y miedo fue la de ellos que les hizo activarse para luchar.

Esta es una historia inacabada. Los Osos y Osas, nombre lleno de orgullo para los que así se llaman, siguen luchando a día de hoy para que no les arrebaten sus sueños, para que el esfuerzo, el trabajo realizado y las experiencias vividas sirvan de algo. Para que esta batalla acabe en victoria para los que apuestan por la vida y la derrota de los que ejecutan el olvido. La Osera, y sus Osos y Osos con ella, resiste.

Acerca de El Bufón

Soy el fiel sirviente de mi señor. Un susurrador de historias, un observador de realidades algunas mas alegres y otras mas tristes. Bienvenidos a este pedazo de mi mente. Ver todas las entradas de El Bufón

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: