Archivo mensual: mayo 2009

De las cosas que salieron mal… y bien.

Coyote fue el primero. Si recuerdas esto, entenderás todo lo demás. Al principio. de todo, cuando el mundo era nuevo, había poco que hacer para Coyote. No tenía amigos, ni a nadie con quién hablar, así que hizo a otros. Hizo patos, porque les gustaba parlotear y hacerle compañía. Hizo agua, para que le cantara canciones de cuna. Durante un tiempo, esto fue suficiente. Después se cansó de los patos y del agua, y decidió crear el resto de la Tierra. Esto lo hizo cantando, igual que cuando creó a los patos y al agua. Su canción fue larga y gloriosa, y muchas criatuas vinieron voluntariamente, descendio de las estrellas para escuchar a Coyote cantar. La Tierra era nueva para ellas, y en ella se quedaron, agradecidas de tener un lugar en el que descansar. Algunas criaturas eran animales, y otros monstruos.

Unas cuantas criaturas, como el ornitorrinco, fueron creadas por Coyote. Fueron hechas como individuos libres, por que Coyote no necesitaba sirvientes por aquél entonces. Quería diversión y conversación interesante, así que hizo cada una de sus creaciones tan diferentes de las demás como pudo. Exceptuando, quizás, al ornitorrinco. Se dice que se había quedado sin ideas cuando lo hizo, así que se limitó a repetir algunas partes de la canción en un orden distinto para ver qué pasaba.

Por supuesto, Coyote cometió algún que otro error en el camino. Uno de los más grandes fue crear a los humanos. Los hizo para que pudieran vivir en la Tierra y ser amigos de los animales, pero los creó con los restos de un monstruo, y muchos conservaron las costumbres del monstruo muy cerca de sus corazones. Al principio todo fue bien, pero después los humanos empezaron a hacerse codiciosos. Muchas criaturas fueron a Coyote y le dijeron, “Hermano Coyote, estos humanos son unos insensatos. No pertenecen a este lugar“.

Coyote pensó sobre esto y dijo, “Son unos insensatos, sí, pero ahora están aquí, y no les obligaré a marcharse. Simplemente tendremos que aceptar que son diferentes“.

Lobo salió de entre los bosques y reunió a un gran número de humanos entre sus zarpas. Dijo que se llevaria a algunos de los hombres más dignos a su manada. “Se harán fuertes conmigo, y aprenderán a respetar el mundo.

Coyote sonrio y dijo, “Eso está bien, por que los humanos necesitarán orientación si han de vivir en este mundo. Puede que yo tambien enseñe a unos cuantos, o puede que no. Aún no lo he decidido“.

Gato, siempre celoso de Lobo, dijo que él también tomaría a algunos bajo su tutela. “Aprenderán a ser independientes, y sabrán como cazar y defenderse por sí mismos“.

Coyote le dijo tambien, “Eso está bien, por que los humanos necesitarán orientación si han de vivir en este mundo. Puede que yo tambien enseñe a unos cuantos, o puede que no. Aún no lo he decidido“.

Tiburón reunió a unos cuantos hombres y les enseñó a nadar. “Vivirán en el agua, donde no podrán hacer daño a los animales que habitan en la tierra“.

Oso reclamó algunos humanos como propios, tomándolos con dulzura entres sus zarpas.”Les enseñaré a amar la Tierra, y en tiempos de necesidad me ayudarán a mantener la Tierra fuerte y lozana“.

Cuervo se llevó a algunos a su nido, para cuidarles y alimentarles. “Aprenderán a volar, y verán el mundo desde encima de las nubes. Así podrán avisar a los demás de los peligros que se aproximen“.

Rata también escogio a algunos. Sonrió a los demás y se llevó a sus humanos. No dijo ni una palabra sobre lo que haría con ellos. Rata es así… reservada.

Lagarto reunió a algunos hombres para enseñarles los secretos del pasado. “Recordarán todo lo que sea olvidado en el mundo, y cuando llegue el momento, compartirán sus secretos“.

Serpiente envolvió su cola alrededor de algunos humanos y los escondió bajo el suelo, donde vivía. “Aprenderán a arrastrarse, y aprendrán a nadar y a esconderse en los fondos de los ríos. Aprenderán a subir a los árboles y a cambiar de color“.

Al final, Araña se adelantó y recogió al resto de los humanos para su red. “Aprenderán la gloria de construir una buena red, y la belleza de acechar adecuadamente a una presa. Saborearán la sangre de sus enemigos, y aprenderán a proteger las cosechas de otros humanos de los insectos que las destruirían“.

A cada uno de estos animales, Coyote le dijo lo mismo que le dijo a Lobo. Todos se marcharon complacidos, pero entonces se adelantó Gusano. Tanteaba ciegamente, buscando humanos a los que él pudiera proteger y alimentar, pero no pudo encontrar ninguno. “¡Hermano Coyote!“, gritó, “Yo también quisiera ayudar a los hombres, pero no puedo verlos“.

Coyote sonrió, y agitó su cabeza. “Hermano Gusano, tu hermana, la Araña, se los a llevado a todos, porque cree que sus costumbres son las mejores“.

Sus costumbres son estúpidas“, dijo Gusano.”Si se la dejara hacer su voluntad, el mundo terminaría cubierto de interminables redes, y nada podría moverse en él sin terminar atrapado para siempre“.

Coyote suspiró, reconociendo que Gusano tenía razón.”Quizá si hablaras con ella, podrías convencerla para que te dé algunos a quienes enseñar tus costumbres“. “Lo intentaré, Hermano Coyote, pero no creo que me escuche“.

¿Puedo ayudarte de algún modo, Hermano Gusano?“, se ofreció Coyote. “No quiero tu ayuda,” chilló Gusano.”Si me prestas tu ayuda luego tendré que pagar por ella, y yo no quiero eso“.

Mientras Coyote observaba, Gusano reptó sobre la red de Araña y dijo con suavidad, “Hermana Araña, a mí también me gustaría enseñar a los humanos, pero no puedo por que te los has quedado todos. ¿Puedo coger unos cuántos para enseñarlos?

Araña se sentó en el centro de su red a pensar sobre esto. Al final dijo, “Te doy permiso para quedarte con todos los que puedas liberar de mis redes, Hermano Gusano, pero debes cogerlos tú mismo“.

Gusano sonrió y empezó a escalar. Reunió a muchos hombres, retorciendo su cuerpo y liberándolos de las redes. Por cada uno que cogía, 10 caían de la red y huían de allí, negándose a aprender de los animales que se ofrecían a enseñarles. Muy pronto, Gusano se había hecho con casi todos los humanos. Cuando se sintió satisfecho y decidió que tenía suficientes, intentó bajarlos de la red, sólo para descubrir que él mismo había quedado atrapado. “Hermana Araña, estoy atrapado en tu red. ¿Podrías liberarme?“. Araña miró a Gusano y le sonrió.”No Hermano Gusano. Ahora estás en mi red, así que me perteneces. Ahora debes quedarte aquí para siempre, haciéndome compañía“.

Gusano gritó y pidió ayuda, pero no había nadie cerca que le pudiera oír… excepto Coyote. Coyote contempló la situación y se rió.”Estás en un buen lío. Hermano Gusano. Te ayudaría, pero creo que necesitas aprender una lección. He visto cuántos humanos intentaste llevarte, y debo decir que eres muy codicioso“.

No estaba siendo codicioso“, dijo Gusano.”Sólo quería salvarlos de Hermana Araña, quien nunca les permitiría pensar por sí mismos. Ella se llevará sus sueños y los devorará como si fueran la sangre de las moscas“.

Eso es verdad, pero esas son sus costumbres“. Coyote meneó tristemente su cabeza.”Sin embargo, aún pienso que estabas siendo codicioso, por que esas son tus costumbres. Siempre estás hambriento, y comes más de lo que te corresponde. Te dejaré atrapado en la red, y vendré de cuando en cuando para ver cómo te va. ¿Solicitarías ahora mi ayuda, Hermano Gusano, sabiendo que algún día serás tú quien me tenga que ayudar a mí en el futuro? Si alguna vez pides mi ayuda, te la daré“.

¡Nunca!” Gusano se agitó un poco más, y la red de Araña le envolvió aún con más fuerza. “Nunca te pediré ayuda, Hermano coyote, porque te has reído de mí“. Coyote se marchó, riéndose de la insensatez de Gusano. Araña también se rió, sabiendo que Gusano nunca podría escapar de ella. Gusano no se rió. Gusano empezó a gritar, y aún hoy sigue gritando. Eso es lo que fue mal en nuestro mundo.

Ésta es una historia que no debes compartir con los demás cambiantes, por que creerán que Coyote hizo mal. Nosotros lo entendemos mejor. Un día, si lo desea realmente, Gusano quedará libre de su prisión. Coyote le abandonó por que fue insensato y codicioso, igual que lo son todos los que le siguen.

Esta es la verdad sobre lo que ocurrió, y también es una mentira. Pero en esta historia hay más verdad de la que los demás podrían tener la esperanza de entender.

Estracto de Nuwisha (Libro de Raza Cambiante 2)
Edit. Factoria de Ideas.

Del Amor

Y le preguntaron

a Caín, el viejo Padre:

“¿Por qué nos ordenas

que no Abracemos

a aquellos que amamos?”

Y Caín les dijo a ellos:

“El Amor es la dulce lluvia

que lentamente cae

de Aquél en lo Alto.

El Amor es el Don

de la vida.

¿No recordáis la Maldición

de Ariel?

¿Que comeríamos sólo cenizas,

beberiamos sólo sangre?

La sangre no es dulce lluvia,

nuestra bebida toma la vida”.

Y los ojos de Caín

tomaron el aspecto

de las Visiones,

y se detuvo, y habló:

“Pero si alguna vez

a uno de nosotros

un mortal nos da amor,

sin Ordenes, sin Temos,

sin compulsión alguna

un Amor es dado

libremente, entonces

este Amor será

como la gentil lluvia

incluso para el más bajo

de todos nosotros.

Y aunque jamás

deberemos Abrazarlo,

este nos alimentará

como si cenáramos

en la mesa de nuestro Padre,

satisfacerá

nuestr mas profunda sed.

¡Pero escuchadme,

chiquillos mios!

Los Hijos de Seth, siempre

nos odiarán una y otra vez,

pues somos sus predadores,

somos sus Señores,

y ellos lo saben,

en lo hondo de su alma.

¡No busqueis el Amor

entre ellos!

No os lo darán.

No seáis locos.”

El libro de Nod – Factoria de Ideas

Luchando contra mis fantasmas

La única luz que iluminaba la instancia era la de las velas rituales que rodeaban el circulo, cada una de ellas situada en cada uno de los puntos cardinales. El circulo de protección y los dibujos que lo formaban estaban hechos con sal. El diseño era perfecto y claro, si no fuera así los fantasmas que Andrés intentaba invocar podrían destrozar su mente mas de lo que ya lo habían hecho.El ritual era sencillo, traerlos a la realidad y mantenerlos en ella el tiempo suficiente para que el los pudiera encerrar en si mismo.

Durante años todos ellos habían estado rondándole, castigándole día y noche por sus errores. Usaban sus recuerdos, para tomar forma y alimentarse de su dolor. Casi consiguieron volverlo loco y lo habrían conseguido si no fuera por que un antiguo demonio llamado Zola le encontró y le entrego el ritual a cambio de un favor. Hizo cosas que estuvieron mal, muchos sufrieron por ello, cosa que los fantasmas aprovecharon para fortalecerse aun mas, pero al final consiguió el ritual y pronto acabaría con ellos.

Según decía el ritual cada espíritu respondía al nombre de la forma que había adoptado. Para encerrarlos debería grabarse el nombre del mismo, con un cuchillo santificado a fuego, en un ser con voluntad para que esta los retuviera. Parecía fácil, hasta que intento grabar el primero de esos bastardos e intento escaparse arrancándole la piel, su fuerza de voluntad basto para someterlo y según termino de escribir el nombre la herida cicatrizo. Ya llevaba cuatro nombres grabados en sus brazos y piernas, solo quedaban dos.

El sudor y la sangre cubrían su cuerpo, estaba agotado y el siguiente era uno de los mas fuertes, necesitaba toda su concentración para encerrarle. Respiro profundamente, enfoco en su mente el recuerdo de la persona que debía invocar, agarro el cuchillo con fuerza y empezó a grabar la primera letra del nombre.

-A.- El sonido se escapo entre sus dientes cerrados al mismo tiempo que grababa la letra en su pecho. La imagen de una chica joven se formo delante de el tal cual la recordaba. Rubia, pelo largo, ojos marrones y unas curvas generosas. En la cara de ella se reflejaba tristeza.
-¿Por que me haces esto? ¿Quieres olvidarme?-La voz llego con un viento frío que le heló la sangre.
-Cállate zorra, L.

Cada corte se convertía en un autentica tarea de titanes. El fantasma comenzaba a introducirse en el y era el momento de la lucha de voluntades.

-E.

La realidad se escapo de el. Se vio en el parque en el que la beso por primera vez, se comían con la pasión de la primera vez. Los ojos se le llenaban de lágrimas mientras veía escenas, una tras otra de todos los momentos que había pasado con ella. Cerro los ojos y se concentro.

-J, A.
-Sigues siendo un cobarde, Andrés No te atreviste a amarme entonces y ahora en lugar de recordarme quieres borrarme de tu mente para dejar de sentirte culpable por tu traición.-Los gritos de ella se habían convertido en un vendaval que le azotaba, su cara reflejaba un odio inhumano. La energía del espíritu luchaba por salir del cuerpo de Andrés haciendo que su piel se revolviera intentando despegarse del cuerpo.
-Eso no es cierto y lo sabes. N, D, R.

-¿Que no es cierto? Míralo tu mismo.

La realidad cambio de nuevo. Se vio caminando con ella agarrado de la mano, se oyó decirle que la quería pero que no podía estar con ella, se vio una y otra vez en la misma situación haciendo lo mismo una y otra vez. Le decía que la quería, le pedía disculpas por no estar con ella, ella lo entendía y le daba tanto como deseaba. Andrés comenzó a llorar, se le cayo el cuchillo al suelo. El espíritu se acerco y le acaricio la cara con su tacto frío

-No pasa nada Andrés. Quiéreme, déjame pasar contigo el resto de tu vida. Recordaremos juntos todos los momentos felices que pasamos.
-Lo siento, de verdad que siento lo que hice mi niña, yo siempre te quise.
-No te preocupes, ahora estaremos juntos para siempre.

Se abrazaron y el viento que les rodeaba comenzó a parar. El fantasma de la chica le cogió de la cabeza y se besaron. Andres lamió cada centímetro de su boca y recordó su sabor, la suavidad de su lengua. Pero también recordó que era parte de su pasado, sabia que se había equivocado pero no podía castigarse mas por lo que ya paso y no puede arreglarse. Abrió los ojos, busco con las manos el cuchillo. Se separo de ella, la miro a los ojos y la acaricio la cara a ella.

-Siempre te quise mi niña. Siempre fuiste mi pequeño y dulce pecado.-Encontró el cuchillo, lo agarro con fuerza.- Y siento volver hacerlo.-Traspaso la forma de ella y grabo la ultima letra que la encerraría para siempre.- A. Alejandra obedece mi mandato, ¡¡VEN A MI”.

El grito del espíritu vino de todas partes, el viento tomo aun mas fuerza. La forma de el fantasma se deshizo y comenzó a filtrarse dentro de las heridas que le nombraban. Andrés cayo al suelo casi sin vida. Se despertó minutos después Le dolía la cabeza y el pecho a rabiar. Se levanto y comprobó que las heridas habían cicatrizado. Las velas estaban prácticamente consumidas, necesitaba terminar con el último de ellos antes de que se acabaran. Iva a ser el mas duro, este cabrón había tomado su otro nombre, el de su alter ego y bajo el que había cometido los mas grandes errores. Tendría que luchar contra si mismo. De las sombras de la habitación le vino el sonido de unos cascabeles y una risa.

-¿Estas seguro de que podrás conmigo viejo? En realidad no quieres deshacerte de mi, en realidad quieres volver a ser yo. No lo niegues.

Andrés volvió a coger el cuchillo. Respiro profundo otra vez y fijo la vista en la oscuridad.

-Yo te cree, yo te castigue sin nombre y hoy te lo devuelvo para encerrarte para siempre. Lucharemos de nuevo para ver quien controla, viejo.

La risa volvió a sonar y una sonrisa se dibujo en la cara de Andrés Agarro el cuchillo con fuerza y se lo llevo a la frente.

-Es la hora, E.

Al tiempo que grababa la letra el viento empezó a sonar a su alrededor y un rugido animal sonó en toda la habitación La ultima batalla comenzaba y Andrés sabia que en esta solo había la posibilidad de ganar o morir.

Y mañana tenia planes.

-L.


A %d blogueros les gusta esto: