Dia 1 del adoctrinamiento

Le encuentro exactamente igual que lo deje. Atado de pies y manos a una silla, amordazado y completamente inconsciente. Era la primera vez que secuestraba a alguien y he de reconocer que si para cada persona a la que vaya a adoctrinar va a ser tan duro voy a tener que ir al gimnasio o buscar otro método. Es sorprendente como un enclenque como este puede luchar tanto cuando ve el miedo, el cuerpo es impresionante.

He intentado mantener mi pequeña celda lo mas sucia posible, un pequeño toque artístico, como en las películas; aunque el esta mas sucio, sangro como un cerdo el cabrón. Ya ha descansado lo suficiente, una pequeña descarga y despierta entre gritos. No puedo evitar el reírme, esta tan asustado. Todo su mundo perfecto se ha venido abajo y su triste cabecita parece no poder soportarlo, al fin y al cabo son tan frágiles. Le arranco la cinta americana de la boca. Otro toque de cine o el placer de hacerle un poco mas de daño, y el memo lo único que acierta a decir es “¿Donde estoy?“. Otra carcajada, no puedo evitarlo, tanta estupidez me divierte “¿Que importa donde estés? ¿Crees que eso te va a ayudar a salir de aquí?“. Le doy un golpe con la mano abierta donde le abrí el labio al intentar noquearlo. “Piensa antes de hablar. Hablar al pedo no te va ayudar. Al contrario, conseguirás que me enfade aun mas.” Procuro aguantarme la risa por que reconozco que mas que enfadarme esta divirtiéndome mucho.

Me paso un rato dando vueltas a su alrededor, oyendo sus cansinos lloros y suplicas. He de reconocer que la idea de ir descalzo para que no supiera donde estoy ha sido todo un logro. Es entretenido verle tan desconcertado al no saber por donde le van a caer los golpes.

Se le ocurre la brillante idea de ofrecerme dinero, tanto como yo quiera. “Se quien eres y se que no tienes tanto dinero como intentas aparentar. Si fuera un delincuente cualquiera me harías dudar, pero esto no lo hago por dinero. El dinero no me interesa para nada y cuando termine todo esto agradecerás que no haya aceptado su proposición. Estas aquí por que eres un borreguito mas. Y vas a ser uno entre muchos mas a los que pienso abrir los ojos. Voy a enseñarte a pensar.

ESTAS LOCO ¿A PENSAR? ¡¡YO SE PENSAR!!

¿Tu? ¿Pensar? No digas tonterías. Lo único que sabes hacer es seguir las ordenes que otros te dan. Vives haciendo caso a lo que te dicen tus amigos, tus jefes, la sociedad. Para el transcurso de la historia eres solo un espacio, no se te nombra. No tienes voz ni voto, Solamente existes por un desliz del destino, no por que vayas a hacer algo digno de merecer.” “¿Entonces por que yo? No lo entiendo. ¿Por que me has escogido a mi? Tu mismo lo has dicho, no valgo nada.” “Por que después de que yo termine contigo sabrás que si vales algo. Entonces querrás ayudarme a hacer lo mismo con otros.

Yo jamas haría a nadie algo así.

Le doy otro bofetón y me marcho. Abro la puerta y le digo “Hazme caso. Lo harás.” Cierro la puerta y le dejo con sus gritos y sus llantos. Durante un segundo siento compasión y pienso en soltarle para que se vaya. Lo desecho. Esto lo hago por el y lo haré por otros como el. Se que me lo agradecerá.

Al final me lo agradecerá.

Acerca de El Bufón

Soy el fiel sirviente de mi señor. Un susurrador de historias, un observador de realidades algunas mas alegres y otras mas tristes. Bienvenidos a este pedazo de mi mente. Ver todas las entradas de El Bufón

One response to “Dia 1 del adoctrinamiento

  • SAMANIEGO

    JEJEJE, ÉSTE NO HA LEÍDO TU POST DEL GATO SOLITARIO……SI APRENDER ES NECESARIO……YO QUIERO QUE ME LEBERALIZEN COMO A LOS MÓVILES……¿AL FINAL APRENDERÁ?…

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: