Una espina menos

En la cama solo quedan dos cuerpos inertes, agotados por el fragor de la batalla de cuerpos hambrientos de cuerpos. Ya solo queda el recuerdo en mi memoria de tan anhelado y esperado placer. Después de varios años ya sé a que sabe su interior, sé lo jugosos que son sus labios y el tono de rojo de sus mejillas al excitarse. Por fin sé que el haber perdido pareja, amigos… todo, ha sido poco comparado al sentimiento de satisfacción que me llena.

Por fin ya tengo una espina menos en el pecho.

Este va para un concurso de microrelatos. Es fácil sacar ideas de un calentón y difícil de contar en menos de 160 palabras. Aunque como dice la canción “…todo arde si le aplicas la chispa adecuada.”

Acerca de El Bufón

Soy el fiel sirviente de mi señor. Un susurrador de historias, un observador de realidades algunas mas alegres y otras mas tristes. Bienvenidos a este pedazo de mi mente. Ver todas las entradas de El Bufón

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: