El Hombre Invisible

Esta historia no es nuestra, pero su autora nos permitio publicarla. Nosotros añadimos la moraleja.

Siempre fui un tipo normal, quizás demasiado normal hasta que un buen día me pare en seco y me dí cuenta que tanta normalidad no tenia sentido y de pronto me sentí perdido, aterrado y perdí el control de mi mismo. La gente caminaba deprisa con un rumbo fijo sin apenas fijarse en lo que había a su alrededor, todos tendrían cosas en que pensar ya fuesen mas o menos importantes pero no eran capaces de parar y darse cuenta de que la normalidad en la que vivimos es completamente anormal.

Yo ahora lo veía claro pero al parecer que yo hubiese visto algo tan terrible no quería decir que los demás quisiesen escucharme pues ellos tenían otras cosas en que pensar mas o menos importantes pero no podían pararse porque al igual que yo se sentirían perdidos y desorientados. Lo mejor era evitarlos, esquivarlos y de tanto pensar que no es real finalmente terminar por desaparecer al menos de todo campo de visión.

Explote, no sabia que hacer y finalmente llore encogido en el suelo deseando despertar de esta pesadilla porque sin duda algo tan terrible no podía ser real. Cuando me fui calmando me dí cuenta de que nadie reparaba en mi, si me interponía en el camino de alguien ni me miraban, algunos me saltaron otros me rodearon pero ninguno sintió curiosidad por saber la razón de que un hombre adulto estuviese en el suelo llorando como un bebe ni siquiera preguntar si me encuentro bien pues en mi llanto se podían ver muchas cosas.

Me levante a duras penas pues me sentía algo mareado, a lo lejos vi un hombre que me inspiro confianza y me dirigí hacia el. Alguien tenia que escucharme tenían que ayudarme pero en cuanto me abalance hacia el hombre en cuestión y le pedí, no le rogué que me escuchara antes de que me volviese loco me fije en que me miraba sin mirarme miraba atraves de mi como si hubiese sido un fantasma y no una persona lo que le había detenido. Me dí cuenta de que era invisible.

Theya.

Hemos sido unos borreguitos tan bien enseñados, que cuando algo nos molesta en lugar de enfrentarlo miramos hacia otro lado convirtiendo nuestra molestia en algo invisible y sin existencia.

Acerca de El Bufón

Soy el fiel sirviente de mi señor. Un susurrador de historias, un observador de realidades algunas mas alegres y otras mas tristes. Bienvenidos a este pedazo de mi mente. Ver todas las entradas de El Bufón

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: